La Prensa
The Press

La Prensa/The Press. Keeping you informed Informacion de tu Mundo
El Arte de la Comedia y la Comedia del Arte
Espacio consagrado a los ensayos teatrales, entrevistas, biografías y reportes de festivales
Teatro del Mundo
Artes Plasticas

2. sonia historia
3. Literatura de ayer
4. L contemporanea
5. Victor Montoya
6. Teatro
7. P cientifico
8. IFEX
9. Politica Latinamericana
10. IFEX Latin
16.Luis del Rio Donoso
15. Carolina Moroder
13. La porte des poetes
12. Revista Algulha
11. Arte Latino
17.Viajando...
18. Politica
  19.Horizonte Poetico
21.Joan Lledo
22. SELC y CII
20.Josefa Zambrano.
23. Sigrid
24. El Arte de la Comedia
CELCIT
(Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral)
Más abajo lee...
14. Sefaraditas
29.Salvemos  el Planeta
28.D.Humanos
25.Zarzuela.
26.Cats,Gatos
Hablan la Aliarts, Orlando Ochoa y Genny Pérez, dramaturgos y directores de teatro venezolanos, GE
 

Estimados lectores:




El Ministerio del Poder Popular para la Cultura, a través de La Compañía Nacional de Teatro (CNT), presentó  este viernes 15 de octubre, en la sala Ríos Reyna del Complejo Cultural Teatro Teresa Carreño, el espectáculo  “El eco de los ciruelos”,   dirigido  por Miguel Issa.  Incomprensiblemente, antes de que la obra llegara a su fin y sin anuncio previo al elenco, las luces del escenario se apagaron y el telón bajó ante los atónitos actores que no entendían qué ocurría.  Una “orden de arriba” fue la única explicación que obtuvo un elenco frustrado, enfurecido  y con lágrimas en los ojos.



Debido a ello, les hacemos llegar el siguiente escrito del maestro Orlando Arocha quien solicitó su publicación.



Queda como siempre abierto el derecho a réplica.



De ustedes,



A.L.I.A.R.T.S.






SOMOS UNA MISERABLE  RAZA,  LOS HOMBRES DE TEATRO

por: Orlando Ochoa, dramaturgo y director de teatro


Acto último, Escena última:
EL actor abre la boca.  A su mente  rápidamente viene temblorosa  la memoria de un texto. Sus pulmones se han llenado  de aire, los labios tropiezan nerviosamente contra los dientes . La palabra está a punto de ser pronunciada. Se apagan las luces. Se baja el telón. EL corazón del actor se dispara descontrolado. Sus manos sudan. Siente que su cuerpo desaparece, se disuelve en la oscuridad. La palabra  lo ha abandonado. Está perdido.
Teatro Teresa Carreño. “EL eco de los ciruelos”. Director: Miguel  Isa. Producción de la Compañía  Nacional de Teatro.  Director de la CNT: Eduardo Gil
Tal vez hemos creído cierta nuestra mitología. Y lo sagrado nos abandonó en estos tiempos salvajes e irracionales.  O tal vez nunca tuvimos ese sagrado y hemos creído cierta  nuestras fabulaciones.  Pero  son tantos siglos enseñándonos  en la cofradía maldita del teatro que tenemos un vínculo con un sagrado  al encuentro del cual vamos en cada representación por más banal y fútil queesta  sea.  Aún con la duda como forma de respiración  nos hemos creído  lo mediadores entre el colectivo y su propia alma. Albaceas, pregoneros  de verdades que expresamos a través de la mentira del arte más mentiroso que existe.  Nos hemos creído  imprescindibles.  Hemos sido ingenuos y ridículos al creernos imprescindibles.  Hemos arriesgado nuestras vidas afectivas, financieras y mentales para cebar un dios inexistente: Dionisos.  Hemos seducido a asambleas enteras para envilecerlos  con quimeras, ficciones enfermas de poetas muertos y otros que esperan su lugar bajo tierra. Pero nunca pensé que una orden de arriba podría quebrar algo tan frágil, que es tan innecesariamente desechable como una representación teatral. 
¿Qué es un actor? Un hueco.  Un hueco atravesado por sentimientos de otros, por palabras de otros, por un poco de su propia y limitada experiencia personal, un altanero que dueño de su insignificancia, de su nimiedad se atreve a conquistar el sueño de unos cuantos que finalmente lo premian con unas palmadas. Un  hueco   que de vez en cuando es  atravesado por una extraña forma de la luz, que lo penetra justamente por su carácter hueco. Entonces el hombre-actor-hueco se llena,  se llena de tan poco. Somos”palabras, palabras, palabras” y a veces llegamos a renunciar a ellas. Entonces porque una “orden de arriba” se toma la molestia de bajarnos el telón. Qué necesidad y que necedad  la de despreciar lo despreciable, la pequeñez de un actor.
Alguien grita: “Respeto a la profesión” ¿Cual profesión?  ¿La  profesión de rendija, o  la de ladrones de almas y  usurpadores   de pesadillas?¿La de perseguidores de subsidios y aportes?  No hay respeto posible para una raza miserable que se constituyó a la sombra de un viñedo por borrachos y gente de mal vivir.  Aceptémoslo. No  tenemos derecho al respecto y la consideración.  Nada más somos nada,  sólo vacio atravesado por las inquietudes de otros.   Sólo nos quedan nuestras renuncias y a veces algunas “palabras, palabras, palabras”.   



Orlando Arocha

Somos una raza de inteligencia, somos Baco… No somos Farruco Sesto.



¡Por los cerezos!

por: Genny Pérez, dramaturga y directora de teatro



No le escribo a Orlando Arocha, aunque escribo desde el más hondo sentimiento  de solidaridad que ha provocado su artículo en mí.

Tampoco le escribo a Miguel Issa. Mucho menos a Eduardo Gil.

Todos ellos, todos nosotros, todos aquellos, incluso  los más cobardes y temerosos que todavía negocian la cultura de una patria en una oficina, creyendo que con Mefistófeles  se puede “negociar”, “se puede dialogar”, se puede seguir con diplomacia, estamos tratando de sobrevivir. Ese ha sido nuestro error. El Arte no es cuestión de sobrevivencia, sino de coraje.



Nunca comprendimos  “El Fausto”, quizá lo leímos, pero no lo comprendimos. Esa representación refinada del mal. En nuestro caso, una representación muy poco refinada del mal. Ese Fausto con ropaje  fastuoso que trata de imitar a la nobleza, pero que está muy lejos de ella… Ese Fausto que pretende ser racional, y es frío como un iceberg, ese pedazo de incultura y lógica pueril que desea dominar la cultura de un país que le quedó grande,   ese patético demonio tragicómico, payaso de una nueva burguesía nacida de la corrupción y no del trabajo duro y honesto. Un Fausto de la Cultura Venezolana que pretende atrapar mentalmente a los verdaderos artistas y hacer que sigan sus oscuros designios… Ese Lucifer de papel, enemigo de la inteligencia, del don del arte, de la luz, del progreso, ese pequeño e infame demonio lleno de complejos al ver descubierta su enorme mediocridad: Ese pequeño Fausto se llama Farruco Sesto. A eso se resumen todos los atropellos que han sucedido en el sector Cultura. Es la incultura contra el Arte.



¿Qué pensamos queridos colegas? ¿Qué estábamos pensando cuando creímos que se podía negociar un arte tan milenario como el Teatro con un mediocre?. ¿Nunca leímos el Fausto de Goethe? ¿Nunca leímos a obra de Christopher Marlowe “el Doctor Faustus”?  ¿Qué nos pasó?



En el totalitarismo, sólo gobierna el totalitarismo. Eso ya nos lo dijo la historia.



Ahora, después de tanta diplomacia, de creernos sabios, embajadores de la cultura, inteligentes, oportunistas, mercaderes de lo sagrado, nos damos cuenta que nadie está a salvo del pequeño Fausto que hemos creado con nuestro silencio, con nuestra tolerancia, con nuestra cultura, con el Sr. Brito que nos quedó inmenso, porque estamos muy lejos de parecernos a él.



¿Hasta cuándo no llamar los asuntos por su nombre? El mal de la cultura venezolana, del desarrollo del arte en Venezuela, se llama Farruco Sesto. ¿Hasta cuándo vamos a tolerar que gobierne nuestros espacios?. ¿Qué más necesitamos vivir? ¿Un salario merece esta negociación? ¿Todavía no somos capaces de ver nuestra fuerza espiritual? No somos solo borrachos que danzaban alrededor de la uva e invocaban a Dionisios, somos  Esquilo, Sófocles, Eurípides, Racine, Corneille, Moliere, Shakespeare, Ben Jonson, somos Goethe, Schiller, Manet, ¡Somos Brecht hasta los huesos!, somos Lorca hasta el alma, somos Lope de Vega, Calderón, Florencio Sánchez,  Sanchis Sinistierra, somos Chéjov, somos Cabrujas y solo es una mínima parte de la larga lista de lo que somos… NO SOMOS UNA MISERABLE RAZA, LOS HOMBRES Y MUJERES DEL TEATRO, somos de los MEJORES EN LA INTELIGENCIA DEL ARTE. Este pequeño bastardo de la “in-cultura venezolana” llamado FARRUCO SESTO, nada tiene que ver con NOSOTROS. Es apenas un pequeño Fausto que por unas monedas más, ha pretendido vender el arte más antiguo de la raza humana, pero no ha podido, ni podrá hacerlo, porque el arte teatral no se resume a un telón que él manda a cerrar cuando le da la gana, el arte teatral es UNA FUERZA ESPIRITUAL QUE ESTÁ DENTRO, EN EL ALMA DE LOS CREADORES, un alma que ni el Fausto de Goethe ni el de Marlow, ni las versiones más brillantes de la literatura universal han podido comprar… Porque el alma del teatro es designios  de los hombres y mujeres que reconocen en su DON el camino de un mundo más honorable.



Así que, pequeño Fausto Farruco Sesto, seguimos  de pie, dándole la batalla a los pequeños demonios que llevas dentro, unos artistas  más equivocados que otros, otros más temerosos, algunos sin herramientas espirituales enredados en el fragor de la batalla, confundidos por el humo, los disparos, las pobres medallas de una guerra necia, pero igual seguimos batallando tu mediocridad.



Sólo puedo decir esto, mi solidaridad con este nuevo atropello, pero no sigamos sembrando “cerezos débiles”, sembremos “cerezos fuertes, bien abonados, dignos”… El artista no es un hueco… Es una extensa superficie de fe para un mundo mejor, más honorable, más amable, más humano… No nos confundamos, ni nos desesperemos, el Ministro que tenemos, es un pobre hombre que no pudo desarrollar su espíritu, un hombre limitado, no tocado por los Dioses, ni siquiera fue tocado por Baco cuando éste andaba de fiesta y borracho… Porque Baco, aún borracho derrama luz sobre la humanidad, no oscuridad.





Mi abrazo a los actores,

A Arocha,

A Miguel

A todos los afectados.



Gennys Pérez,

Dramaturga.



--
Albi De Abreu
Skype: albideabreu
Twitter: @albideabreu
Facebook: Albi De Abreu y Albi De Abreu Dos
IMDB: http://www.imdb.com/name/nm1081016/



Hablan la Aliarts, Orlando Ochoa y Genny Pérez, dramaturgos y directores de teatro venezolanos, GE
 
SOMOS UNA MISERABLE  RAZA,  LOS HOMBRES DE TEATRO

El evento contó con el apoyo del Ministerio del Poder Popular para la Cultura y la Embajada de España en Venezuela   



  Con la presentación  de “El Arca de Noelia”, montaje del  grupo Fundación La Barraca, dirigida por Juan Pagés, en la Sala Jesús Márquez, de Fundesba, Barcelona,  finaliza, hoy viernes 22 de octubre, a las siete de la noche, la Trigésima Quinta (35) edición del  Festival Internacional de Teatro de Oriente.



  Barcelona, se engalanó con la presentación de cuatro grupos internacionales, provenientes de Chile, España y Holanda, y veintiséis nacionales, que durante ocho días hicieron de las delicias de niños, jóvenes y adultos en las salas de Fundesba y Puertoteatro, así como en las barriadas populares de la ciudad.



  Kiddio España, fundador y director del FITO, mostró regocijo con los resultados de esta muestra que, pese a los escollos económicos, puso en evidencia, una vez más, que “el teatro juega un papel importante en nuestra sociedad, al punto de contribuir para que cada uno de nosotros seamos mejores ciudadanos y podamos tener mejores ciudades, a la par del gran país que soñamos y nos merecemos.”



Una herramienta para el bienestar de la sociedad



Si de algo está convencida la gente de FUNDESBA es que el teatro es una herramienta para el bienestar de la sociedad; de allí les viene la constancia y la perseverancia para llevar lo mejor del teatro nacional e internacional al pueblo anzoatiguense.  Grosso modo, valdría la pena destacar los excelentes trabajos de todas las agrupaciones participantes.



   Muestra de ello, la tenemos en la puesta en escena que cierra la fiesta teatral: “El Arca de Noelia”, montaje de la Fundación La Barraca, instalada desde hace 34 años en Ciudad Guayana, dirigida por Juan Pagés, que nos muestra a una abuela de 70 años preocupada por el calentamiento del planeta y con rasgos de demencia senil; empeñada en construir un arca.



Otro ejemplo, es el Centro Internacional del Nuevo Teatro, Nueva Esparta, (dirigido, desde hace 35 años, por Rodolfo Rodríguez), que mostró la pieza “Memorias de Japón”, un recorrido catártico, que no anecdótico, por las formas y contenidos de la danza escénica de Japón que, desde hace décadas, es vanguardia en los escenarios del mundo, vale decir: butoh.  Algunos lo clasifican como un paso intermedio entre la danza y el teatro.  Sin embargo, uno de los creadores del Butoh, Tatsumi Hijikata (1928-1986) pensaba que su arte tenía el propósito de recobrar el cuerpo primigenio "el cuerpo que nos ha sido robado".



  Y qué decir del Teatro Estable de Barcelona, agrupación residente de FUNDESBA, que, para beneplácito de los amantes del teatro, irrumpió en la escena oriental con dos monólogos, dirigidos por Kiddio España, “Nada entre los dientes”, de Eduardo Misch y dramaturgia de Susana Torres Molina, actuado por Manuel Guapache, que aborda la alienación y la soledad del individuo, como causa y efecto de un encierro del hombre en una compleja sociedad contemporánea.  El otro monólogo “La ciudad sitiada”, autoría de Adelaida Ripoll Cuetos, actuado por Giuditta Gasparini, trata sobre los recuerdos perturbados de la niñez, lleva al espectador a descubrir las reflexiones de un niño, con imágenes de la guerra y muchas otras perturbaciones humanas.



      La calidad teatral de los grupos internacionales 



  Los grupos internacionales mostraron la calidad de sus propuestas escénicas, el primero: la representación de Holanda, con “Tango Permiso de Residencia”, nos brindó una pieza muy original, innovadora y bailada con pureza y con la sensualidad del tango.



  España, cuya embajada en nuestro país hizo posible la venida del emblemático grupo Atalaya, dirigido por Ricardo Iniesta, con “Divinas Palabras”, de Ramón Valle-Inclán; al igual que el arribo de El Globo Teatro, de Madrid, fundado hace 20 años por el venezolano Luis Garván, quien nos mostró CHAT, de Gustavo Ott.



  Chile, representada por el colectivo Nina Chiara, y su estupenda interpretación de “Memoria al Fuego” un pequeño recuerdo para que las nuevas generaciones sepan que hubo un tiempo gris(La dictadura de Pinochet) en su  país.



  La cita será el próximo año, octubre 2011, donde el teatro nos brindará la oportunidad  de adquirir conocimientos para hacer que nuestra sociedad cambie o mejore, porque Festivales como el de Oriente, ya forman parte de nuestra idiosincrasia; se trata de  un espacio donde se ha dado formación no sólo para artistas, sino para el público y eso es lo maravilloso de este sueño hecho realidad por la gente de FUNDESBA.

 



“El Arca de Noelia” despide   el Festival Internacional de Teatro de Oriente

“El Arca de Noelia” despide   el Festival Internacional de Teatro de Oriente