Cats and cats.....and other cuddly animals...Gatos y gatos.... y otros regalones
La Prensa
The Press
Pompeyo Augusto, Venezuela
La Prensa/The Press. Keeping you informed. Informacion de tu Mundo
Ramses, Venezuela
Los gatos de Cristina da Fonseca,Chile
Malka,Chile
2. sonia historia
3. Literatura de ayer
4. L contemporanea
5. Victor Montoya
6. Teatro
7. P cientifico
8. IFEX
9. Politica Latinamericana
10. IFEX Latin
11. Arte Latino
12. Revista Algulha
13. La porte des poetes
15. Carolina Moroder
16.Luis del Rio Donoso
17.Viajando...
18. Politica
19.Horizonte Poetico
21.Joan Lledo
20.Josefa Zambrano.
22. SELC y CII
24. El Arte de la Comedia
23. Sigrid
26.Cats,Gatos
25.Zarzuela
27.Mujeres Woman

Las colonias protegidas de gatos en Ciutat Vella (Barcelona) es un
proyecto de Plataforma Gatera Ja!, una asociación que reúne a doce
entidades dedicadas a la protección de gatos callejeros y abandonados.
La asociación está formada exclusivamente por personas voluntarias que
dedican todo su tiempo libre a recoger a gatos en estas condiciones,
reubicarlos y tratar con las administraciones de nuestra ciudad para
conseguir espacios protegidos donde los gatos puedan vivir en
condiciones de dignidad y tranquilidad, debidamente alimentados y
atendidos en todas sus necesidades básicas. Uno de los éxitos
conseguidos ha sido El Jardinet dels Gats, el jardín de La Capella del
Hospital de la Santa Creu (Escola Masana), un espacio que les ha sido
cedido por el Ayuntamiento de Barcelona como colonia protegida.

El trabajo de esta entidad con los gatos abandonados es encomiable.
Los gatos son esterilizados para evitar su reproducción incontrolada,
desparasitados, vacunados y reubicados en espacios habilitados a tal
fin. Entre estos espacios se cuentan también casas rurales de toda
Cataluña, dispuestas a acoger a estos animales (ya entregados en
debidas condiciones sanitarias y de esterilización) en sus patios,
jardines y espacios boscosos. Una solución humana y civilizada al
problema que plantea el abandono por parte de dueños irresponsables e
ignorantes del terrible destino que la situación de abandono depara a
los gatos.

Para poder continuar su labor necesitan todo el apoyo de la ciudadanía
para poder presionar ante las autoridades municipales. Por esta razón
os pido que dirijáis correos de apoyo al proyecto de colonias
protegidas a:
eljardinetdelsgats@gmail.com

Adjunto un modelo de carta por si queréis aprovecharlo por el sistema
de "copiar / pegar". También podéis reenviarlo a vuestros contactos.

Gracias por vuestra colaboración.

Modelo de correo:

Os dirijo este correo como apoyo a vuestro proyecto de colonias
protegidas de gatos, y os animo a que continuéis con el mismo, creando
nuevas colonias con el apoyo moral y financiero de las
administraciones públicas de nuestra ciudad.
Espero también que consigáis el apoyo y la colaboración económica de
todas las personas que, como yo, creemos en vuestro proyecto como la
forma más viable y humana de resolver el problema que representa la
sobrepoblación de estos felinos, causada principalmente por el
abandono  por parte de propietarios desaprensivos e ignorantes.



COLONIAS PROTEGIDAS DE GATOS EN CIUTAT VELLA

gato catalan callejero
Protegidos, pero abandonados por sus amos. Colonia de gatos catalanes
Furry Friends Rescue
Dedicated to the Rescue, Sanctuary,
and
Adoption of Companion Animals

An all-Volunteer Non-profit
Companion Animal Rescue
Organization for Northen California

P.B. Box 7220
Fremont. CA 94537-7270
United States

Tel 1-510-794-4703

www.FurryFriendsRescue.org
.
      Oda al gato

Pablo Neruda

Los animales fueron
imperfectos,
largos de cola, tristes
de cabeza.
Poco a poco se fueron
componiendo,
haciéndose paisaje,
adquiriendo lunares, gracia, vuelo.
El gato,
sólo el gato
apareció completo
y orgulloso:
nació completamente terminado,
camina solo y sabe lo que quiere.

El hombre quiere ser pescado y pájaro,
la serpiente quisiera tener alas,
el perro es un león desorientado,
el ingeniero quiere ser poeta,
la mosca estudia para golondrina,
el poeta trata de imitar la mosca,
pero el gato
quiere ser sólo gato
y todo gato es gato
desde bigote a cola,
desde presentimiento a rata viva,
desde la noche hasta sus ojos de oro.

No hay unidad
como él,
no tienen
la luna ni la flor
tal contextura:
es una sola cosa
como el sol o el topacio,
y la elástica línea en su contorno
firme y sutil es como
la línea de la proa de una nave.
Sus ojos amarillos
dejaron una sola
ranura
para echar las monedas de la noche.

Oh pequeño
emperador sin orbe,
conquistador sin patria,
mínimo tigre de salón, nupcial
sultán del cielo
de las tejas eróticas,
el viento del amor
en la intemperie
reclamas
cuando pasas
y posas
cuatro pies delicados
en el suelo,
oliendo,
desconfiando
de todo lo terrestre,
porque todo
es inmundo
para el inmaculado pie del gato.

Oh fiera independiente
de la casa, arrogante
vestigio de la noche,
perezoso, gimnástico
y ajeno,
profundísimo gato,
policía secreta
de las habitaciones,
insignia
de un
desaparecido terciopelo,
seguramente no hay
enigma
en tu manera,
tal vez no eres misterio,
todo el mundo te sabe y perteneces
al habitante menos misterioso,
tal vez todos lo creen,
todos se creen dueños,
propietarios, tíos
de gatos, compañeros,
colegas,
discípulos o amigos
de su gato.

Yo no.
Yo no suscribo.
Yo no conozco al gato.
Todo lo sé, la vida y su archipiélago,
el mar y la ciudad incalculable,
la botánica,
el gineceo con sus extravíos,
el por y el menos de la matemática,
los embudos volcánicos del mundo,
la cáscara irreal del cocodrilo,
la bondad ignorada del bombero,
el atavismo azul del sacerdote,
pero no puedo descifrar un gato.
Mi razón resbaló en su indiferencia,
sus ojos tienen números de oro.


Oda al Gato es un poema de Pablo Neruda de su obra Navegaciones y regresos, que fue publicado por el editorial Losada en Buenos Aires, Argentina en el 1959.

"Oda al gato" se ha traducido y popularizado en varios idiomas y se ha incorporado en festivales musicales de jazz. El poema también fue parte del proyecto “Poesía en Movimiento” en la ciudad de Nueva York, dónde trenes y buses de la corporación de transporte llevaban versos en espacios normalmente reservados para avisos comerciales.



LOS GATOS

A los gatos les gusta
subir al cielo
trepando una escalera
de caramelo.
Les gusta hacer cosquillas
a las estrellas
con los bigotes largos
y las orejas.
Les gusta hacerles bromas
a los ratones,
jugar a la rayuela,
pasear de noche
y cantarle a la luna
sus serenatas
hasta que los descubre
la madrugada.

Liliana Cinetto
Charles Baudelaire (Francia, 1821 - 1867)

El Gato

Ven, mi hermoso gato, cabe mi corazón amoroso;
retén las garras de tu pata,
y déjame sumergir en tus bellos ojos,
mezclados de metal y de ágata.
Cuando mis dedos acarician complacidos
tu cabeza y tu lomo elástico,
y mi mano se embriaga con el placer
de palpar tu cuerpo eléctrico,
veo a mi mujer en espíritu. Su mirada,
como la tuya, amable bestia,
profunda y fría, corta y hiende como un dardo,
y, de los pies hasta la cabeza,
un aire sutil, un peligroso perfume,
flotan alrededor de su cuerpo moreno.

El Gato (I)

A tal punto su timbre es tierno y discreto;
pero, aunque, su voz se suavice o gruña,
ella es siempre rica y profunda :
allí está su encanto y su secreto.
Esta voz, que brota y que filtra,
en mi fondo más tenebroso,
me colma cual un verso cadencioso
y me regocija como un filtro.
Ella adormece los más crueles males
y contiene todos los éxtasis;
para decir las más largas frases,
ella no necesita de palabras.
No, no hay arco que muerda
sobre mi corazón, perfecto instrumento,
y haga más noblemente
cantar su más vibrante cuerda.
Que tu voz, gato misterioso,
gato seráfico, gato extraño,
en que todo es, cual en un ángel,
¡Tan sutil como armonioso

El gato (II)

De su piel blonda y oscura
brota un perfume tan dulce, que una noche
yo quedé embalsamado, por haberlo
acariciado una vez, nada más que una.
Es el espíritu familiar del lugar;
él juzga, él preside, él inspira
todas las cosas en su imperio;
¿No será un hada, Dios?
Cuando mis ojos, hacia este gato amado
atraídos como por un imán,
se vuelven dócilmente
y me contemplo a mí mismo,
veo con asombro
el fuego en sus pupilas pálidas,
claros fanales, vívidos ópalos,
que me contemplan fijamente.

Los gatos

Los amantes fervorosos y los sabios austeros
gustan por igual, en su madurez,
de los gatos fuertes y dulces, orgullo de la casa,
que como ellos son friolentos y como ellos sedentarios.
amigos de la ciencia y de la voluptuosidad,
buscan el silencio y el horror de las tinieblas;
el Erebo se hubiera apoderado de ellos para sus correrías fúnebres,
si hubieran podido ante la esclavitud inclinar su arrogancia.
Adoptan al soñar las nobles actitudes
de las grandes esfinges tendidas en el fondo de las soledades,
que parecen dormirse en un sueño sin fin;
sus grupas fecundas están llenas de chispas mágicas,
y fragmentos de oro, cual arenas finas,
chispean vagamente en sus místicas pupilas.



Federico García Lorca

Canción novísima de los gatos

Mefistófeles casero
            está tumbado al sol.
Es un gato elegante con gesto de león,
bien educado y bueno,
si bien algo burlón.
Es muy músico; entiende
a Debussy, más no
le gusta Beethoven.
Mi gato paseó
de noche en el teclado,
¡Oh, que satisfacción
de su alma! Debussy
fue un gato filarmónico en su vida anterior.
Este genial francés comprendió la belleza
del acorde gatuno sobre el teclado. Son
acordes modernos de agua turbia de sombra
(yo gato lo entiendo).
Irritan al burgués: ¡Admirable misión!
Francia admira a los gatos. Verlaine fue casi un gato
feo y semicatólico, huraño y juguetón,
que mayaba celeste a una luna invisible,
lamido (?) por las moscas y quemado de alcohol.
Francia quiere a los gatos como España al torero.
Como Rusia a la noche, como China al dragón.
El gato es inquietante, no es de este mundo. Tiene
el enorme prestigio de haber sido ya Dios.
¿Habéis notado cuando nos mira soñoliento?
Parece que nos dice: la vida es sucesión
de ritmos sexuales. Sexo tiene la luz,
sexo tiene la estrella, sexo tiene la flor.
Y mira derramando su alma verde en la sombra.
Nosotros vemos todos detrás al gran cabrón.
Su espíritu es andrógino de sexos ya marchitos,
languidez femenina y vibrar de varón,
un espíritu raro de inocencia y lujuria,
vejez y juventud casadas con amor.
Son Felipes segundos dogmáticos y altivos,
odian por fiel al perro, por servil al ratón,
admiten las caricias con gesto distinguido
y nos miran con aire sereno y superior.
Me parecen maestros de alta melancolía,
podrían curar tristezas de civilización.
La energía moderna, el tanque y el biplano
avivan en las almas el antiguo dolor.
La vida a cada paso refina las tristezas,
las almas cristalizan y la verdad voló,
un grano de amargura se entierra y da su espiga.
Saben esto los gatos mas bien que el sembrador.
Tienen algo de búhos y de toscas serpientes,
debieron tener alas cuando su creación.
Y hablaran de seguro con aquellos engendros
satánicos que Antonio desde su cueva vio.
Un gato enfurecido es casi Schopenhauer.
Cascarrabias horrible con cara de bribón,
pero siempre los gatos están bien educados
y se dedican graves a tumbarse en el sol.
El hombre es despreciable (dicen ellos), la muerte
llega tarde o temprano ¡Gocemos del calor!

Este gran gato mío arzobispal y bello
se duerme con la nana sepulcral del reloj.
¡Que le importan los senos (?) del negro Eclesiastés,
ni los sabios consejos del viejo Salomon?
Duerme tu, gato mío, como un dios perezoso,
mientras que yo suspiro por algo que voló.
El bello Pecopian (?) se sonríe en mi espejo,
de calavera tiene su sonrisa expresión.

Duerme tu santamente mientras toco el piano.
este monstruo con dientes de nieve y de carbón.

Y tú gato de rico, cumbre de la pereza,
entérate de que hay gatos vagabundos que son
mártires de los niños que a pedradas los matan
y mueren como Sócrates
dándoles su perdón.
--------------------------------------------------------------------------------
¡Oh gatos estupendos, sed guasones y raros, y tumbaos panza arriba bañándoos en el sol!



Jorge Luis Borges


A su adorado Beppo, Borges le dedicó estos versos incluidos en su obra 'La cifra' de 1981:


BEPPO

El gato blanco y célibe se mira
en la lúcida luna del espejo
y no puede saber que esa blancura
y esos ojos de oro que no ha visto
nunca en la casa son su propia imagen.
¿Quién le dirá que el otro que lo observa
es apenas un sueño del espejo?
Me digo que esos gatos armoniosos
el de cristal y el de caliente sangre,
son simulacros que concede el tiempo
un arquetipo eterno. Así lo afirma,
sombra también, Plotino en las Ennéadas.
¿De qué Adán anterior al paraíso,
de qué divinidad indescifrable
somos los hombres un espejo roto?


A un gato:

No son más silenciosos los espejos
ni más furtiva el alba aventurera;
eres, bajo la luna, esa pantera
que nos es dado divisar de lejos.
Por obra indescifrable de un decreto
divino, te buscamos vanamente;
tuya es la soledad, tuyo el secreto.
Tu lomo condesciende a la morosa
caricia de mi mano. Has admitido,
desde esa eternidad que ya es olvido,
el amor de la mano recelosa.
En otro tiempo estás. Eres el dueño
de un ámbito cerrado como un sueño.


Gatos catalanes  protegidos
Julio Cortazar y su gato
Chilindrina y Pepita.
Pepita y Chilindrina
Un gato muerto
prescindible
carece en apariencia de corazón
de ser
su ser es la gatedad
el espejo del espejo del gato

igual a un poeta o gato vivo
en su insaciable maullido o
agonía.

Jorge Ariel Madrazo de su poemario De mujer nacido

Alf,Uruguay
La Canción de Morrocoy


Sonia M. Martin


Mi gato, mi gato se llama
Morrocoy
Tiene un rabo largo
y un tremendo mostachón

Sus patas son suaves
Sus garras feroces
Espera a que llueva
y caza pajaritos
que come y
que come

Sus cortas orejas
las mueve felino
escuchando en las mañanas nubladas
los trinos, los trinos
de los pobres pajaritos
El Morro, el Morro
es un gato ladino

El pelo es de plata,
su vientre es peludo
sus ojos son verdes
muy verdes
cristalinos

Mi gato, mi gato
Se llama Morrocoy….
Morrito, Morrito, Morrito
Morrón
te tiro la cola
te doy un pisotón,
te tomas mi sopa
te doy un bofetón
Te subes a mi cuna
te doy un coscorrón

Morrito, Morrito,
Morrito, Morrón
Gatito malvado
es mi gato Morrocoy

Lo amo, lo beso
Lo encariño y se pone coquetón
Se enrosca en mi cuna
lo abrazo
y juntos dormimos
mi gato y yo
Morrito, Morrito, Morrito,
Morrón
Te tiro la cola
te doy un pisotón
¡Ay! ¡Cómo amo a
mi gato Morrocoy!
Y él también
me ama con su
dulce rorororo
enrosca su cola
y nos damos
mucho amor
Morrito, Morrito,
Morrito, Morrón…

Salvenos a las ballenas y burros del  mundo
Los mastines de Rod Mundenius en Suecia
Malka, perra  vinamarina en tres posiciones
Chica, perra abandonada amiga de Malka
Ravinet Carlos, gato amigo de Malke y de Chica
Ravinet Carlos, gato vinamarino
Malka y su amigo Ravinet Carlos
Volodia Telteinboim, escritor chileno y su gato
Ravinet Carlos, gato vinamarino

Alf siempre me espera con enorme alegría y
presiente mi llegada aún cuando estoy lejos.
Me mira con sus ojos expresivos que dicen
lo que no puede contar con humanas palabras,
es peludo, con distintos tonos de gris y orejas
caídas que casi arrastra hasta el mismo suelo.
Se ríe, pide caricias que siempre recibe, y aunque
no lo crean, es un eficiente médium que me
comunica con sensitivo esmero la presencia
de seres queridos de luz, que están y que ya se
fueron. Es mucho más que una persona será
por eso que digo mi hermano, mi amigo
mi hijo,  pues no puedo llamarlo perro.

Otra vez Alf

Con alegría me recibe y nunca está de mal humor
y si lo tiene, lo esconde en su preclaro pensamiento,
Siempre agradece y su cola parece un remolino de amor,
que gira casi como los astas de los molinos viejos.
La inquietud de estar acompañándome en todo momento
y con seguridad cuando presiente que me mal me encuentro
se sienta a mi lado a consolarme con sus ojos alegres y tiernos.
De verdad, no existe un humano que pueda suplir el gran amor
que me tiene mi amigo que algunos, llaman mi perro.

Ruben Rega, Montevideo, Uruguay, abril, 2008

ALF
Esto  me la envió mi amiga Mari, quien tiene 13 gatos y alimenta y cuida otros miles, y eso se lo envió su amiga Elsa que es casi igual a ella y a todos nosotros los perreros y gateros. Besis, Josefa Zambrano

¡Que ternura!

Una historia de amor increíble, la mancha negra es un gatito que mi hija se encontró abandonado acabado de nacer, lo comencé a criar con biberón, pero lloraba, al ir a buscar una cobijita eléctrica para arroparlo puse la caja en el suelo y la hurona salto se acomodo con el, y le ha dado todo el cariño y cuidados que le daría su madre, yo únicamente le doy el biberón, y se pone la hurona junto a mi viéndome a ver a que horas  lo regreso a la caja, gracias a sus cuidados ha sobrevivido, ya abrió los ojitos, y entre las dos lo hemos logrado.


    Elsa

La hurona y su bebe gato
Amor materno sin condiciones  ni razas
Amor materno sin condiciones
Tita: ardilla de Eliana Kusnetzoff  de las Colinas de Kensington en California
La bella Abril nos llega desde Caracas en donde vive con Laura Alcoba Levy
Simon de Beauvoir y su pelota. A Simon le gusta el futbol y lo juega muy bien. California
Suecia:
Con gorros y torta de carne, celebran  sus cumpleaños, los matines de Roderic Mundenius.

14. Sefaraditas
29.Salvemos  el Planeta
28.D.Humanos
30. Nathan.Novik
July 2, 2007

Anyone who owns a cat is probably an expert in the ways that cats are — and aren’t — domesticated. In fact, no creature exemplifies the idea that domesticated animals chose domestication better than cats, which demonstrate every day just who in the human-feline relationship is doing the choosing.

Exactly how those first cats found a home among us is still a matter of speculation, though it very likely comes down to the rodents among us. But where and when those cats first turned tame has suddenly become much clearer.

Based on a study of mitochondrial DNA in five Old World feline subspecies, scientists have now concluded that domestic cats are descended from the Near Eastern wildcat, or Felis silvestris lybica, a native of the deserts of the Middle East. Domestication probably took place 10,000 to 12,000 years ago, and the oldest known archeological link between humans and cats comes from Cyprus, some 9,500 years ago.

This new genetic evidence resolves the puzzle of cat remains turning up in Cyprus before the rise of the Egyptian civilizations that were supposed to have domesticated the cat.

The wild subspecies that gave up their DNA for these tests still exist, though barely. That is one of the painful ironies of domestication. Creatures who come in from the wild eventually prosper — domestic cats number, after all, in the hundreds of millions — while those who don’t almost inevitably fall upon hard times.

And that, too, is one of the paradoxes of understanding domestication. We cannot know exactly what we have made our own — whether it is animal or vegetable — unless we know the wild state in which it originated. Which is another way of saying that without wildness, we have no way of knowing who we are either.
Next Article in Opinion (4 of 17) »Tips
To find reference information about the words used in this article, double-click on any word, phrase or name. A new window will open with a dictionary definition or encyclopedia entry.
Past Coverage
Study Traces Cat’s Ancestry to Middle East (June 29, 2007)
DNA Analyses Offer New Insight on Cat Evolution and Migration (January 6, 2006)
Cats
DNA (Deoxyribonucleic Acid)






Desde Caracas, el bello Vittorio de Laura Alcoba Levy
Perlita, dulce y suave como un peluche, es  amiga del bello Vittorio, ambos viven en Caracas con Laura Alcoba Levy
Grandes amigos, David y Goliat de California
Santuario de Gatos de Torre Argentina
 




El Santuario de Torre Argentina es un refugio para los más famosos gatos del mundo: los gatos romanos. Creado el año 1994 por dos mujeres italianas, funciona en pleno centro de Roma (Italia), en un lugar donde los gatos buscaron refugio del tráfico y la vida citadina: el Área Sacra del Largo Argentina, tesoro arqueológico que data desde los años 400-300 a.C, y donde Julio César fue apuñalado por su rival Brutus.
Hoy, el refugio da acogida a 250 gatos, que viven bajo la atención y el cuidado de un ejército de voluntarios venidos de diversos países del mundo: Inglaterra, Nueva Zelandia, EE.UU, Chile, Italia, Alemania, Brasil, Holanda, Francia, etc. En el año 1994, Lia Dequel y Silvia Viviani se hicieron cargo de -los entonces- 90 gatos abandonados, enfermos y desnutridos que habitaban entre las ruinas. Llevadas solamente por el amor hacia estos animales, comenzaron poco a poco a idear las estrategias necesarias para lograr reunir recursos para alimentar y dar cuidados veterinarios a estos gatos. Poco a poco, consiguieron un lugar dentro de las mismas ruinas para poder crear un refugio, el que poco a poco ha sido acondicionado para tal efecto. La ubicación del refugio es ideal por ser visita obligada para turistas y paseantes. De modo que, gracias a la ayuda económica de éstos, el refugio se mantiene activo hasta el día de hoy.
Esta misma ayuda además, ha permitido que el Santuario de Gatos de Torre Argentina brinde ayuda a otras 50 colonias estables de gatos en Roma. Las gattare (mujeres que se hacen cargo de colonias de gatos urbanos) reciben apoyo en alimentos, cuidados médicos y esterilizaciones para controlar la natalidad, las enfermedades y velar por el bienestar de sus protegidos de cuatro patas.
La mayoría de estos los gatos de Torre Argentina ha sido víctima del maltrato y el abandono. Por ello, el refugio tiene tres premisas de acción:

una política no eutanásica que se rige por la premisa de que todo gato ingresado tiene el derecho a vivir su vida lejos del abandono y el maltrato; incluidos los gatos que -por razón de esta crueldad humana- han quedado discapacitados: gatos ciegos, mancos o sin una pierna. Todos tienen la misma chance para vivir una vida gatuna "plena" y son cuidadosamente atendidos para tal propósito. Solamente se dispensa la eutanasia humanitaria cuando un gato llegue en un estado demasiado lamentable: severamente accidentado o maltratado, o cuando sea portador de leucemia felina. No obstante, si ingresa un gato infectado con el sida Felino eso no es impedimento para que su vida sea normal, pues se le dispensan los cuidados adecuados.
la esterilización de machos y hembras es obligatoria. La sobrepoblación de animales es la principal causante de los abandonos y las vidas miserables que llevan los animales en la calle, por lo que solamente mediante la esterilización éstos podrán ser controlados. Sólo el año pasado, el refugio de Torre Argentina hizo posible la esterilización de 2 mil gatos.
Asimismo, todos los gatos son adoptables, incluso los discapacitados y enfermos crónicos, por lo que se pone especial énfasis en la adopción responsable de parte de los ciudadanos del mundo: los gatos de Torre Argentina han sido -y siguen siendo- adoptados por ciudadanos holandeses, suizos, alemanes, ingleses, y por supuesto, italianos.


Un día con los Gatti di Roma
Un día normal en Torre Argentina comienza a las 8 AM con la limpieza y desinfección de las jaulas, platos, bebederos y cajas sanitarias de los gatos que se encuentran en cuidados especiales (esterilizados, accidentados, recién operados, etc.) Además, el aseo del recinto completo, que al mediodía abre para recibir a sus visitantes. Desde las 11 AM comienza la distribución de la comida: pienso seco balanceado y comida en lata. Cuando algún gato tiene requerimientos especiales de alimentación, se especifica por escrito para que el voluntario que los alimenta siga las instrucciones adecuadamente. Finalmente, la distribución de comida para los gatos que viven "al aire libre" en el área arqueológica, cierra el capítulo "Alimentación" del turno matutino. Al mediodía el refugio ya está listo para atender a los visitantes: turistas venidos de diferentes partes del mundo, que serán atendidos por otros tantos voluntarios en su lengua materna, o en su defecto, en inglés o italiano.




Por la tarde, comienzan a dispensarse los tratamientos médicos necesarios para cada gato. Mientras tanto, entran y salen gatos de las diferentes colonias para recibir atenciones médicas o para volver, ya sanos, a sus colonias de origen. Una segunda ronda de alimento balanceado, y la constante remoción y limpieza de la arena sanitaria es un requisito fundamental para mantener el ambiente respirable, apacible y limpio para todos :-)  


Pertenecer al equipo de voluntarios de Torre Argentina ha sido una de las más bellas experiencias de mi vida. Aparte de la riqueza que se consigue conociendo -y tratando- a gente de diferentes culturas, ver lo que el entusiasmo y el amor -no solo por los gatos, sino también por el trabajo bien hecho pueden lograr, es impresionante y aleccionador. Observar a Lia y Silvia luchando a diario por su refugio, a los ayudantes y voluntarios, cada uno desde su ámbito, haciendo lo propio por salir adelante en favor de los gatos, es una experiencia invaluable. Todo esto me energiza y me impulsa a hacer más por los animales. Ver la indolencia de la gente cuando abandona a una gata enferma con sus cachorros, lanzándolos dentro de una bolsa a las ruinas; ver en los ojos de los gatos que llegan tanto dolor, temor, angustia. Decirle adiós a los gatos que se van a un nuevo hogar, adoptados, con la esperanza de que su vida sea mejor. Despedirse de un gato cuando cruzará el puente para descansar de su triste vida en la tierra. Acariciar a los que están miedosos, hablarles, hacerles sentir que allí ya nadie les hará más daño. Ver hoy la mirada de esos gatos que un día fueron abandonados, maltratados, vejados, heridos; y encontrar en ellos salud, bienestar, alegría, e incluso amor, es una sensación que no se puede describir con palabras. Sólo se puede vivir.
Por eso invito a todos los que -¡afortunados!- un día pasen por Roma, se acerquen a conocer a esta comunidad tan especial. Que más allá de toda diferencia política, económica, social y cultural, ha podido trascender en pro de una causa común: el amor por los gatos, por su bienestar, por su plena inserción en la comunidad y en la vida de los romanos.
Sin duda alguna todo esto es un ejemplo a seguir. Porque en todas partes hay animales sufrientes, pero lo más importante: en todas partes hay personas dispuestas a luchar contra todo para que ellos estén mejor. Si Lia, Silvia y los voluntarios pudieron hacerlo, otros también podrán hacerlo -y de hecho- ¡muchos ya estan en la tarea! Ayudemosles a crear un mundo mejor para todos. Porque como ya dije en otro lugar la moral humana es flexible, no se agota cuando entrega. Mucho menos se agota en el ámbito de lo humano. Mitigar el sufrimiento humano y animal, será la única manera de encontrarnos, a nosotros mismos, en nuestra humanidad.



Fuentes: Gatti di Roma, Wikipedia. Fuente fotografías: Ecosofia.org.

http://ecosofia.org/2006/05/torre_argentina_gatti_di_roma

Santuario de Gatos de Torre Argentina
Voluntarios trabajando